Año de contrastes para el Romántico Viajero

Se terminó la temporada 2017 en el futbol chileno, pero ha llegado el momento de los análisis. Y lo primero que podemos decir que fue un año de contraste para Universidad de Chile. En un inicio turbulento, lleno de dudas para el equipo de Ángel Guillermo Hoyos, el equipo se fue afianzando en el juego y en los resultados, sobretodo en el primer semestre, donde el bulla bajaría su estrella número 18, tras arrebatárselo de las manos al archirrival. Sin embargo, el segundo semestre no fue lo que todos esperamos, tanto en el nivel futbolístico y en ámbitos de títulos (copa Chile y campeonato de transición).

  • Título Clausura 2017: El primer título del año llego de inmediato. Con Felipe Mora como goleador, el equipo de Hoyos lograría levantar un título inesperado por muchos. El argentino no llegó al club con la intención de lograr títulos de inmediato, ni con un proyecto a corto plazo. Su principal función es los primeros meses como entrenador del equipo más grande de Chile, era ordenar al camarín y poner al equipo SOLO para luchar por los primeros puestos. Así mismo lo declaraba el gerente deportivo de los azules Ronald Fuentes en entrevista concedida a principio de año. “Los equipos son como son los técnicos y Guillermo vino a traer algo que la U no tenía, que es tranquilidad. Sé que no hay tiempo en la U, que la desesperación de la gente es muy grande y no soy quien, para pedir calma, pero sí tranquilidad, porque las cosas se están haciendo bien. No vamos a prometer el torneo, porque sería mentirle a la gente, pero sí nos vamos a entregar por completo para estar entre los cuatro primeros y tener opción de ir a un torneo internacional nuevamente«, complementó el histórico azul. Pero así y todo se logró el campeonato del primer semestre del año, luego de casi 3 años de anemia de títulos. El último campeón de torneo nacional había sido aquel equipo dirigido por Martín Lasarte a fines del 2014. Aquel equipo comandado por Gustavo Canales y Patricio Rubio en delantera fue el último que posó con la copa en las vitrinas del club.

 

  • Copa Sudamericana: En el mismo primer semestre la U tuvo la posibilidad de disputar la copa sudamericana, trofeo que ya está en las vitrinas del club. El emparejamiento no podría haber sido peor: Corinthians de Brasil, en ese tiempo campeón vigente del brasileirao. Hoyos, en su primera incursión en copas internacionales con la Universidad de Chile, dejaría tempranamente la competencia con un global de 4-1 en contra. El resultado fue abultado, pero el rendimiento de los azules había dejado una buena visión en los hinchas y dirigencia, quienes tenían claro que el equipo no podía dar ese salto de calidad contra uno de los mejores equipos del continente. La eliminación no fue un fracaso para DT, jugadores y dirigentes.

 

 

  • Camarín Ordenado: Con Ángel Guillermo Hoyos los actos de indisciplina y los conflictos entre jugadores y dirigentes se acabaron. Atrás quedó aquel bullado conflicto de Johnny Herrera-Carlos Héller, donde este último trató a ultimo ídolo azul como vaca sagrada. Atrás quedaron esos incidentes de Sebastián Beccacece en la banca azul, el más recordado cuando botó de una patada un refrigerador en pleno clásico universitario. Y para que recordar los actos de indisciplina del Juvenil Luis Felipe Pinilla y Leonardo Valencia, estos dos en el periodo de “Machete” Lasarte. Con el ingreso del argentino el ambiente fue ameno, un ambiente que no se lograba hace muchos años en los diferentes estamentos del club. «Creo que el gran mérito de este cuerpo técnico es que reposicionó a la U y la hizo competitiva en el plano nacional, eso no es menor porque la U no venía haciendo buenas campañas. Ordenó muchas cosas en el camarín y eso es solo merito suyo y de su cuerpo técnico. Este cuerpo técnico hizo que nos volviéramos a ilusionar, que ganáramos un campeonato, que jugáramos finales, y que estemos peleando este», declaraba Jean Beausejour, defendiendo a muerte al técnico que tiene el apoyo de todo su plantel.

 

  • Copa Chile y Campeonato de Transición: El segundo semestre no fue lo que esperábamos todos, de eso no hay duda alguna. Pero en comparación a como estaba el club hace 2 o 3 años atrás, donde el equipo llego a pelear por no descender, el lograr la final de copa Chile era un logro positivo. En copa Chile se logró disputar la final contra Santiago Wanderers en Concepción. Lamentablemente el resultado no fue el deseado y la copa se la llevaron los caturros a Valparaíso.

En el torneo de transición se logró pelear hasta la última fecha el objetivo del Bicampeonato, pero no se pudo lograr. El rendimiento en puntos no fue malo, pero el nivel táctico no fue el mejor. Y es algo de lo que sí se puede recriminar al DT, porque había jugadores para obtener el bicampeonato y quizás la tozudez o el encaprichamiento del técnico con algunos jugadores pasó un poco la cuenta.

 

Al fin y al cabo, la U volvió al sitial donde merece estar. Ganar títulos y si no se consigue, pelear hasta el final.

 El próximo año se vendrá el campeonato largo, copa Chile y la anhelada Copa Libertadores, donde lo mínimo que se le puede exigir al equipo, al cuerpo técnico y a la dirigencia, es pasar la fase de grupos.

 

Jorge Romero Tapia| Radio AzulChile.cl