El balance del trabajo de Angel Hoyos

Más allá del horizonte se divisa una mejoría en el plantel, los jugadores entran con las ganas de revertir una situación adversa por la que atraviesa el club desde hace más de un año, desde aquél mágico campeonato donde el uruguayo Martin Lasarte demostró de lo que está hecho, elaborando una campaña casi perfecta, con uno de los campeonatos cortos ganados con más puntaje.
En el estadio se siente un aire distinto, desde que asumió el mando Angel Guillermo Hoyos, procedente desde la dirección técnica de la selección de Bolivia, la misma que nos arrebató un punto en las eliminatorias sudamericanas y que tuvimos que hacer valer el reglamento ante la FIFA. El argentino llegó con una idea de juego distinta a lo que la U había acostumbrado a realizar, venían de un proceso en el que se probó una formación distinta en cada fecha, donde los jugadores no respondían a su cartel de refuerzo, tenían a la cabeza a un DT que todos sabrán quien fue y solo daré una pista, sacó su titulo por internet, digan lo que digan, fue uno de los peores directores técnicos de la última década.
Partido a partido, en este campeonato de Clausura 2017 se ha visto que el equipo ha ido en alza, pese a que los medios de comunicación se burlen y la prensa, en general, se empieza a mofar de las comparaciones de jugadores del plantel con grandes figuras de élite mundial, utilizando tamaña psicología deportiva, esa de barrio que escuchas como “aleonan” a los jugadores que salgan a dar la vida, pero destacando las virtudes y trabajando las falencias para rendir de mejor forma en el campo de juego. A esos mismos periodistas quisiera saber si se burlarían ahora de un DT pragmático, que privilegia la sana convivencia y llegó a poner paz a un camarín quebrado por las constantes derrotas, subiendo el ego deportivo de los jugadores, lo que se ve reflejado al pasar de los enfrentamientos, tanto en la liga chilena como en la Copa Sudamericana. Corinthians debería habernos pasado por encima, y pese a traernos dos goles en contra, nos quedó una sensación que faltó profundidad pero que encerraron al rival en su propia cancha a puro toque y juego por las bandas, con uno de los jugadores que ha demostrado por qué se lo llevó la Sampdoria en la era Sampaoli: Matías Rodriguez, uno de los puntales de esta alza, junto con Lorenzo Reyes y Gonzalo Espinoza, los puntos altos del plantel junto al goleador del campeonato Felipe Mora con siete tantos.

Posterior al  partido con Corinthians, el plantel enfrentaría una nueva edición del superclásico del futbol chileno, donde enfrentaríamos a un equipo a nivel táctico muy inteligente como lo es Colo Colo. Pese a venir de una derrota, los clásicos son partidos aparte, donde juegan por amor a la camiseta, independiente de la ubicación en la tabla. Lamentablemente nos fuimos en tablas del Estadio Nacional, pero con la tranquilidad que el equipo tiene una idea de juego clara y concisa, presionar al rival y asegurar antes de los 15´ el primer gol.
Vendrán tiempos en los que la U volverá al lugar del que siempre  ha pertenecido, el pelear campeonatos, ya que la U tiene uno de los planteles más ricos a nivel táctico y de nombres del futbol chileno, en conjunto a la mística que nos ha caracterizado desde nuestros inicios hace 90 años atrás, donde a lo largo de la historia hemos demostrado que, si bien los tiempos han sido malos, hemos tenido el aguante y la compañía de nuestra hinchada para salir de momentos difíciles.