A buscar otra remontada épica

No se pudo. Por más que la U tuvo la posesión del balón y propuso un esquema ofensivo ante Corinthians, cayó 2 a 0 en su debut por Copa Sudamericana. La estadística dirá que el cuadro azul fue protagonista en cuanto a tenencia de balón, pero lo cierto es que careció de profundidad para tener mejor suerte y traerse un mejor resultado desde Brasil.

Volveremos a intentar tener una noche mágica en el partido de vuelta de esta llave ante Corinthians. Ante más de 30 mil personas, la U sucumbió ante el elenco brasilero por 2 a 0 y comprometió su paso a la siguiente ronda de Copa Sudamericana.

El resultado final es engañoso, la U mereció mejor suerte, sobretodo por su buen primer tiempo, donde siempre estuvo bien plantada y, por momentos, mereció abrir el marcador. Pero como dice una vieja premisa futbolera: “Los goles no se merecen, se hacen” y el equipo paulista aplicó esto al pie de la letra, no había llegado en profundidad y en la primera que tuvieron lograron la apertura del marcador por intermedio de Rodriguinho, tras una serie de remates atajados en forma espectacular por Johnny Herrera.

Esa falta de profundidad tuvo la U durante todo el partido, el segundo tiempo siguió en la misma tónica, los azules moviendo el balón y los blancos esperando en campo propio. Y así fue como llegó el segundo tanto, tiro libre para Corinthians, cabezazo defensivo y el rebote le cae a Jadson que, con arrastrado y preciso tiro, batió nuevamente a Herrera.

La U se fue desinflando y cayó en un letargo por intentar infructuosamente el descuento que nunca llegó. En materia de rendimientos personales, hay que destacar a Johnny Herrera, Cristián Vilches y Lucas Ontivero, pero sobre todo a Lorenzo Reyes que, durante los noventa minutos, se comió el mediocampo y presentó siempre la mejor cara del equipo. A su vez, preocupante el nivel de Matías Rodríguez, Felipe Mora y Sebastián Ubilla, quienes nunca se sintieron cómodos en el campo de juego y mayoritariamente erraron en cada jugada que intervinieron.

No queda más que apelar a la mística y la intención del equipo de dar vuelta la llave. Un 2 a 0 no es un resultado inabordable, si se mantiene la intención pero se mejora la concreción quizás se pueda apelar a ser testigos de otra jornada gloriosa y se pueda avanzar de ronda en esta Copa Sudamericana 2017.