EN BÚSQUEDA DE NUESTRA IDENTIDAD

Los hinchas necesitan una pronta definición

  • El entorno azul requiere con prontitud que Azul Azul defina de manera correcta, y sin apuestas, a su nuevo entrenador para ser una institución que nuevamente luche por ganar títulos.

El 2016 es un año que los hinchas de Universidad de Chile quieren olvidar rápidamente. Ha sido un año anormal, con pocos triunfos y muchas decepciones, las que se han provocado por las malas decisiones de los directivos de Azul Azul y que se han tratado de solucionar con otras peores. Es por eso que los fanáticos incondicionales de la ‘U’ quieren una definición pronta, buscando la identidad que este club merece.

Los últimos equipos ganadores azules han tenido una forma de jugar. Puede que esta forma gustase o no, pero era clara  a simple vista. Jorge Sampaoli destruyó todas las formas de jugar y se convirtió en un Director Técnico que con su forma, la de ser un equipo que iba al ataque hasta con irresponsabilidad, pero que conseguía lo que buscaba. Sergio Markarián también mostró su forma, tal vez menos lujosa que Sampaoli, pero eficaz y también obtuvo titularse campeón.

Al ir más atrás, Héctor Pinto el 2004 también gustaba poco en su forma de jugar, pero obtuvo un torneo que a sus hinchas los dejaron satisfechos. Ni que hablar de Cesar Vaccia, que con un gran juego fue el entrenador que, después de Sampaoli, mas satisfizo los intereses de los hinchas azules. Incluso Víctor Hugo Castañeda, que en su paso anterior por la ‘U’ tampoco tuvo resultados positivos, tenía una forma de jugar que era muy distinta a lo que realizó durante estos últimos meses de 2016.

A esos equipos uno les podía cuestionar o alabar su forma de jugar. El tema es que todos esos equipos tenían algo en común y eso era la mística y garra que siempre nos ha acompañado en el club. Hoy, el equipo de 2016, pierde, juega mal y no moja la camiseta. Eso es terrible para los azules, los que buscan ir a encontrar esa garra y pundonor que dejaban los jugadores en la cancha.

Los nombres que hoy se dan para ser DT azul muestran nuevamente que no hay una línea clara. Miguel Ángel Russo, después del glorioso 1996, no tuvo buenos torneos (salvo ser campeón con Boca Juniors de la Libertadores, pero en donde tenía un equipazo). Cristián Aran ha demostrado que en los momentos definitorios no ha sido capaz, como lo fue Gustavo Huerta en la ‘U’. Pablo Sánchez es un entrenador con buen representante y verso, nada más.

Hoy queremos un club que tenga sus raíces definidas. Hoy queremos un club con triunfos. Hoy queremos un club que nos alegre. Hoy queremos un buen entrenador para la ‘U’. Señores de Azul Azul, no se necesita tan solo dinero para dirigir a este club; también se necesita pensar.

 

POR: ARANVARO