Columna: Partidazo

Si, es cierto, puede sonar exagerado. Pero comparado con los partidos de la “U” que estamos acostumbrados a ver en los últimos meses, el de esta noche puede ser catalogado como partidazo.

Con una formación que debe ser la ideal para el DT Lasarte, Herrera en el arco, línea de cuatro con Corujo, O. González, Suárez y Pepe, Martínez como exclusivo volante de contención, Valencia y Lorenzetti en la creación, y los tres delanteros Ubilla, Canales y Pancho Castro, La Universidad de Chile salió a buscar el que podría ser el único título que levante este año, la Supercopa chilena, teniendo enfrente a un equipo bien armado como la Universidad de Concepción, que contaba en sus filas a varios históricos azules, como Waldo Ponce, Gabriel Vargas y el siempre recordado Ronald Fuentes, actual técnico del equipo penquista.

 

La “U” salió virada en relación a anteriores presentaciones, buscando el balón en campo rival, presionando la salida en la misma área grande adversaria, y aunque los primeros minutos las oportunidades fueron repartidas, después del primer gol que salió de una tremenda jugada de Suárez, defensa que pisó ambas áreas, los azules se transformaron en manejadores del partido, teniendo la pelota y creándose las mejores ocasiones para aumentar el marcador.

 

El segundo tiempo fue de un trámite un poco extraño, ya que si bien la mayor parte la “U” dominó casi sin contrapeso, no hubo opciones claras, salvo un cabezazo en el travesaño de Gabriel Vargas que hubiera sido el 1-1. Los azules siguieron presionando, apretando a la U de Concepción en su propio campo, y teniendo y manejando el balón con mucho criterio. Los azules fueron un equipo sólido, compacto, que siempre tuvo claro qué hacer en el campo de juego. Los ingresos de Rubio, Espinoza y Rodríguez en reemplazo de Castro, Valencia y Ubilla (resentido), lejos de tirar al equipo atrás, permitió seguir con esa presión mencionada, logrando incluso el segundo gol en los pies del recién ingresado Matías Rodríguez.

 

Casi en los descuentos el equipo penquista logra el descuento al convertir un penal mal cobrado por el juez Polic, pero es solo un dato para la estadística.

 

Buen partido del chuncho, lo mejor del semestre, sin duda, y aunque suene exagerado, en estos momentos para nuestra realidad, es un partidazo.

Por Luis Miguel Retamales