Historias de clásicos Parte III

Continuamos con nuestro especial de relatos breves a la espera del súperclásico del fútbol chileno. Agradecemos el interés de los camaradas que han enviado sus historias a [email protected], recordemos que mañana se conocerán los ganadores de las tres mejores historias.

“Mi historia de clásico. Recuerdo que ese día fui con dos amigos al estadio y tomamos el Metro,  grave error, ya que al bajar en estación Ñuble nos dimos cuenta que estaba lleno de hinchas de Colo Colo, así que nos escondimos detrás de un árbol y caminamos arrodillados por los arbustos que habían  y mirábamos por si nos descubrían (era como estar en el planeta de los simios jajajaja). Al avanzar un poco más, nos dimos cuenta que había un grupo de ocho personas, todas con palos y nosotros éramos tres y uno con yeso jajajaja.  Así que pasamos gateando y logramos salvarnos. Al entrar al estadio, teníamos entrada norte al lado de la Garra Blanca, ahí si les gritamos de todo a ellos, pero de repente unas minas ultra ricas se colocaron delante de nosotros. Y al primer gol de la U las minas nos abrazaron y nos miramos…era como una felicidad triple: gritar el gol, gritárselos a los indios y abrazar a esas minas. Lo más hermoso de todo es que ese día ganamos 4 a 0. Jamás lo olvidaré, vivimos de todo por ver a la U”, Joan Araya.

“Mi recuerdo más triste para un clásico, fue la vez que jugamos la final del campeonato contra Colo Colo, partido de vuelta en el Nacional, la cosa es que yo estaba con mi polola de ese entonces en mi dormitorio solos, ya que mi familia había ido al estadio y bueno, ustedes comprenderán que las hormonas eran mas fuertes en ese momento jajaja. La cosa es que con el gol de Luis Pedro Figueroa se me olvidó polola y todo, salí del cuarto, la dejé tirada, le subí el volumen a la radio y terminé de escuchar el partido hasta el final, cuento corto…terminé pateando el basurero por haber perdido la final y cuando me acordé de ella, la fui a ver y ya no estaba, no la volví a ver nunca más…jajaaja doble pérdida esa noche”, Luis Gallardo Ortiz.

“No recuerdo muy bien la fecha pero recuerdo que jugábamos en Pedreros y era época de frío, la cosa es que el día anterior con un amigo y camarada nos pusimos a hacer la previa como buen bullanguero, estábamos tomándonos un roncito en la plaza que esta frente a mi casa, abajo del árbol más grande y que hoy ya no existe (se cayó de viejo), cuando de repente sentimos algo pasar por nuestras cabezas: era un buhó que se instaló en el árbol, “Señal divina!!!” exclamamos, con esa prueba era imposible perder, nos fuimos tan esperanzados al estadio por esa gran señal que tuvimos….cuento corto, perdimos pero estuvo cerca jajajajajaja”, Oscar Mazzari.

“Años atrás, yo tenía que viajar de Iquique a Santiago a control médico por mi vista, varios años estuve así. Una vez que tenía que viajar aproveché de ver a la U, recuerdo que estaba en la consulta y pasaba el rato y no me atendían, yo pataleando como niño chico, llorando que quería irme al estadio a ver a la U. Hasta que llegó el momento, con mi padre y mi tío Lucho nos fuimos al Monumental, en el trayecto ya cerca del recinto yo iba con mi polera de la U y la gente de Colo Colo les decía a mi viejo que me sacara la camiseta por un tema de seguridad. Es ese partido que se suspendió porque la barra de la U prendió fuego dos veces. No recuerdo bien el año, pero yo quería esperar hasta el segundo tiempo, para después cambiarme al sector azul y quedé con las medias ganas….el partido fue suspendido, ese fue el único clásico que he vivido en mi vida azul”, José Vilches.