La marquesina del dirigente: Los números.

Universidad volvió al triunfo en las últimas fechas del torneo nacional, el equipo laico conoció la victoria en su visita al Tierra de Campeones de Iquique luego de tres partidos seguidos en tablas (separados por los 5 meses sin fútbol). No contento con eso, los azules fueron hasta Rancagua para vencer en un muy apretado duelo a Cobresal por un justo 2-1.

Los números son alentadores para los dirigidos por Caputto, con la derrota de Unión Española y el empate de Unión La Calera, la U se arrimó al segundo lugar de la tabla de posiciones, a 6 unidades del tremendo y sólido líder que es Universidad Católica. Dos triunfos de diferencia ante tanto campeonato por delante no parecen demasiados, pero la realidad es que la distancia en juego es mucho mayor que solo de 6 puntos.

Innegable es que existen muchos y muchas hinchas azules con cierto grado de frustración al ver jugar al equipo, no es una maravilla de cuadro y a ratos se vuelve en extremo predecible y dependiente de los jugadores distintos que posee. No son pocos los que se irritan con la defensa laica y goles en contra que a ratos parecen repetidos todas las semanas.

No solo eso, el fracaso en el último partido contra Colo-Colo generó una molestia que aun no termina de cicatrizar en las huestes del Romántico Viajero, un partido contra un rival tan disminuido era perentorio de lograr los 3 puntos, más aun con los 7 años a cuestas sin victorias.

Pero a pesar de todo lo antes expuesto, la U está arriba, suma 22 puntos en 11 partidos, el goleador del torneo y al mejor asistidor, es el segundo equipo que más veces a anotado en el certamen, solo Católica ha ganado más duelos que los de Caputto y solo tiene una derrota en el torneo. Números que son expectantes, pero la tabla sigue estando apretada, Unión La Calera está a un punto de distancia y Unión Española con Antofagasta a dos unidades, un poco más atrás Palestino y Curicó asechan a solo un triunfo.

Ni los triunfos ni los números azules logran convencer a sus seguidores o al medio en su conjunto, no es un cuadro sólido y parece que cada victoria le cuesta mucho. Es la realidad que hace que los números pierdan cierta importancia. Pero la parte del análisis que se olvida es que la U viene de un torneo 2019 horrible en donde sumó 24 puntos en 24 partidos jugados (solo dos más que en este 2020), la cantidad de goles es totalmente diferente, tanto los recibidos como los anotados.

Sin dudas lo que viene tiene otro peso para la U, enfrentará a los dos mejores equipos y ambos de visita, dos pruebas de fuego contra cuadros que tienen  un mucho mejor juego que el azul, con velocidades y rendimientos individuales que no se han visto en el cuadro universitario laico.  Para ganar, la U deberá subir su nivel en forma exponencial y buscar ser equipo competitivo en todas las facetas del juego. Primero en Santa Laura y luego en San Carlos, los azules se juegan parte importante de sus chances de ser campeón o seguir conformándose con simplemente eludir del promedio del descenso.

 

@avalenzuelapi