La política y la pelotita

Como usted ya debe saber (a menos que viva enterrado en la arena) el domingo recién pasado se vivió en Chile lo que no pocos políticos llamaron “la fiesta de la democracia”. Millones de compatriotas se tomaron las calles de nuestro país y algunos lugares del extranjero para hacer valer su derecho a voz y cumplir con su deber de escoger al candidato más idóneo para regir los destinos del país durante los próximos cuatro años.

Como viene ocurriendo en todo ámbito público desde hace un tiempo, las redes sociales adquirieron vital importancia en la transmisión de información y opiniones, algunas respetuosas y otras no tanto. Fue un agrado ver que en grupos de discusión futbolera la pelotita había detenido su frenética marcha durante un instante para dar paso a debates políticos. Sin embargo, no fueron pocos los perfiles de Facebook que proclamaban la consigna de “el fútbol y la política no deben mezclarse.” Y es precisamente ahí donde quiero llegar.

No crea usted señor lector que estoy haciendo campaña por uno u otro candidato de los que pasaron a la segunda vuelta (la cual se celebrará un día antes del verdadero día del hincha azul, el 18 de diciembre). Tampoco vaya a pensar que está a punto de leer una ensalada de declaraciones anarquistas y que lo van a instar a no tomar el papel y marcar con la línea vertical su preferencia. Lo que pasa es que simplemente no puedo permanecer indiferente ante magna falacia. El fútbol sí está relacionado con la política, y con muchos otros aspectos de nuestras cortas vidas, y apartarlo de esos aspectos significaría restarle importancia al efecto que el fútbol tiene en nuestro pasar por la tierra.

Ejemplos en el extranjero nos sobran: el partido de la muerte; la leyenda de Matthias Sindelar; Mussolini en los vestuarios de la selección italiana; la protesta de las madres de la Plaza de Mayo por la realización del mundial de 1978 cuando a escasos metros del estadio de River se torturaban y exterminaban ciudadanos; la Democracia Corinthiana o el Torino, por citar algunos. Y en nuestro país las evidencias no se quedan atrás: el “gol fantasma” anotado a una ausente Unión Soviética, que desistió de venir a jugar a un país bajo una dictadura militar; la repatriación de Carlos Caszely apoyada económicamente por TVN en los años 80; los saludos a los planteles campeones en La Moneda o los futbolistas que apoyan a una u otra bancada.

¿Y en casa? Pegando un salto bastante alargado en la historia, nos encontramos con la intervención de los militares al club deportivo de la Universidad de Chile, que desembocó en la creación de la Corfuch; la expropiación y licitación a privados de los terrenos en el actual Parque Araucano, donde iba a estar emplazado el estadio azul; la firma del contrato de Luis Santibañez en La Moneda, que despierta suspicacias en los otros equipos (aunque me es obligatorio recordarle que somos el único equipo grande que no salió campeón durante la dictadura después de una década francamente gloriosa); el famoso “y va a caer” que emergió de las entrañas del codo sur del Estadio Nacional en los 80 y por el cual el jefe de la barra, el “Chuncho” Martínez tuvo que dar explicaciones ante los uniformados; la prohibición de elementos pirotécnicos y de percusión impuesto por el plan Estadio Seguro o la activa participación de la barra “Los de Abajo” en manifestaciones sociales y marchas acerca de temas ambientales y estudiantiles.

Somos hinchas de un equipo mágico, que despierta en la mayoría de nosotros las más exacerbadas pasiones, y no podemos vivir en la ilusión de que el fútbol y la política pueden desligarse solo por el hecho de tratarse de dos actividades esencialmente diferentes. La historia nos entrega ejemplos claros de que ambas dimensiones conviven y van de la mano afectando nuestra comprensión del mundo y por supuesto, del deporte más lindo. Y si no me cree pregúntele al Pepe Rojas; y para contrastar la información, también háblele a David Pizarro sobre el ramo de flores que dejó en el memorial de los detenidos del Estadio Nacional.

 

Nacho Márquez | Radio AzulChile.cl