El por qué de la solvencia defensiva de la U

Ya todos sabemos que el trabajo de Angel Guillermo Hoyos ha rendido frutos a carta cabal. Uno de esos puntos altos han sido los escasos goles que la U ha sufrido en contra, aspecto a destacar de sobremanera si consideramos que, cuando recién llegó el ex estratego de Bolivia, los cuestionamientos a la zaga azul eran tónica de todos los días.

El tándem Cristián Vilches-Gonzalo Jara ha funcionado en un óptimo nivel. Ambos defensas eran el blanco favorito de hinchas y fanáticos, quienes no perdonaban el pasado albo de ambos pero, por sobre todo, eran recriminados por mal rendimiento tanto con Beccacece como con Castañeda en la banca.

El promedio de gol en contra del cuadro mágico es bajísimo. De hecho la estrella número 18 destacó puntualmente por su promedio de gol recibido, siendo una de las mejores retaguardias del fútbol chileno en los últimos 20 años.

Muchos han pedido en voz alta (y encarecidamente) que Azul Azul  invierta en un zaguero central de categoría, quizás extranjero y con amplio currículum. No obstante, la U en siete meses ha demostrado que un líbero o un stopper no son de primera necesidad o urgencia.

En estos halagos a la defensa del León, no podemos obviar el retorno al buen nivel de Johnny Herrera, Matías Rodríguez y Jean Beausejour, artífices también del buen momento defensivo y orden táctico quelos azules han mostrado en el último tiempo.

Esperemos que ante San Luis de Quillota se mantenga la premisa y el gran trabajo que el DT Hoyos ha realizado de mediocampo hacia atrás. Si bien el poder de efectividad en arco rival es la tarea principal para lograr triunfos, el tener una defensa ordenada y eficaz le hacen a la U entrar ganando medio a cero todos los partidos.