La U apabulló a Audax Italiano por Copa Chile

Universidad de Chile tuvo una impecable performance esta tarde en La Florida para golear 3 a 0 a Audax Italiano, por los octavos de final de Copa Chile. Los dirigidos de Angel Hoyos hicieron un correcto partido de principio a fin, destacando de sobremanera la actuación descollante de Mauricio Pinilla, autor de dos goles. 

Universidad de Chile venció como visitante 3 a 0 a Audax Italiano, partido válido por los octavos de final ida de la Copa Chile. El trámite del encuentro estuvo marcado por la gran actuación de todo el equipo azul (que vistió de blanco), y sobre todo del ariete Mauricio Pinilla, que demostró por qué está llamado a ser la gran figura de este plantel.

El cuadro mágico venía muy herido, producto de la desastrosa derrota ante Colo Colo en el Estadio Monumental. Los dirigidos por Hoyos necesitaban con urgencia desquitarse de la fatídica tarde del domingo, por lo que el encuentro anta los itálicos significaba la ocasión perfecta la resarcirse de la reciente goleada.

Desde el inicio, la U dominó las acciones del partido, con  gran movilidad en todos los puestos, destacando la vocación ofensiva de Matías Rodríguez, quien desequilibraba una y otra vez por el sector derecho. Fue así como llegó la apertura del marcador. Centro desde la izquierda y certero cabezazo de Isaac Díaz, quien se reestrenó en las redes con la u roja en el pecho.

De ahí en más, el cuadro universitario ratificó la ventaja con dos goles más, ambos convertidos por Mauricio Pinilla, quien se coronó como la gran figura del encuentro, demostrando que su venida dese Italia no fue en vano.

La U liquidó el partido en un tiempo. La segunda fracción deambuló entre los intentos fallidos de Audax Italiano por lograr un descuento y la U con una que otra llegada, pero sin mayor profundidad, salvo un gol anulado en forma polémica a David Pizarro.

Cabe destacar los ingresos en el segundo tiempo de Jonathan Zacaría y Martín Arenas, caras nuevas que están con todas las ganas de quedarse con un puesto en la oncena titular.

Con el marcador cerrado, se espera que la vuelta el sábado en el Estadio Nacional sólo sea la ratificación de una clasificación a cuartos de final casi consumada que, salvo una calamidad, no ocurra.