Lasarte conversó del partido y la situación de Rubio

Martín Lasarte se mostró más tranquilo tras el triunfo por 2 a 1 ante Cobresal, trató de cerrar el tema Rubio pese a la insistencia de algunos medios.

En análisis no fue de todo bueno, el primer tiempo ambos elencos no se hicieron daño y luego de perder 45 minutos, comenzaron las acciones: “No fuimos un equipo brillante que dominó al rival, pero en líneas generales fuimos superiores. Pasamos algunas zozobras y por suerte pudimos darlo vuelta. En el primer tiempo nos vimos nerviosos y hasta el gol pudimos soltarnos”, comenzó reflexionando el estratego.

Agregó: “Lo que más me duele es haber recibido un gol, cuando era para haber terminado 2-0 e irnos para la casa. Tienes que hacer bueno lo tuyo y esperar un traspié del rival. Tenemos que mejorar nuestro andamiaje, que sigue siendo alejado de lo que podemos dar, y esperar un traspié que nos ayude”.

Pero claramente, el tema en la previa y post partido era otro, la situación de Patricio Rubio: “No hubo ninguna falta de respeto, nada de nada. De hecho, lo he dicho mil veces, tengo buena relación con Patricio Rubio, evidentemente mi rigor como entrenador debe ser obligarlo desde el punto de vista profesional. Está delgado, entrenando bien, quizás haya que limitarlo en las frustraciones y que se moleste. Esa es nuestra problemática. Cuando las cosas no son como son, tienen un nombre. Acabemos con estos temas”, respondió algo molesto.

Pero le insistieron de nuevo, consultándole si todo lo sucedido era una exageración, tomó una de las bebidas isotónicas que había en el mesón de la sala de conferencias y dijo: “Esta es una bebida refrescante que tiene 591cc, si yo digo que tiene 3 litros estoy exagerando, si yo digo que es naranja estoy mintiendo (era azul), ¿Está claro?

“Tuvimos una conversación y charlamos sobre una situación puntual, la decisión era dejar al jugador que habíamos decidido que quedara y que Rubio siguiera trabajando y punto final”, cerró el estratego.