Opinión: Los goles que de”Mora”ron en llegar

Con la presión de querer instalarse en una copa internacional, el equipo llegaba al remozado Germán Becker con esa mochila a cuestas, y el cuerpo técnico se jugaba una de sus últimas oportunidades para seguir al mando del primer equipo para el campeonato venidero, de mediar un resultado adverso, las maletas estarían prácticamente listas.

La actitud mostrada por el equipo titular, fue desde un comienzo buena, pareció que sintieron el mensaje que les quiso transmitir Víctor Hugo y compañía, debían ganar y reencontrar un nivel acorde a donde están jugando, fue así como antes de los 10 minutos el equipo se ponía en ventaja con una jugada un tanto polémica por una mano de Rodríguez en el área, rebotes varios y Felipe Mora facturaba frente a Marín.

Luego del gol la U, siguió ejerciendo presión al cuadro local, el cual no se encontraba. Fue así como tras una buena jugada el hasta ahora mejor jugador, Jonathan Zacaría anotaba el segundo, y eso en cierta manera relajó a la U y desesperó aún más al anfitrión.

Esta situación se vería amplificada en las postrimerías del primer tiempo cuando le cometen un foul a Beausejour y el yerro del encargado de las faltas, o mérito del arquero, amagaron lo que sería un resultado que sepultaba cualquier aspiración y la lucha llegaba hasta ahí, pero eso no aconteció y al descanso con 2 goles de diferencia.

Desde el inicio del segundo tiempo el equipo se dedicó a manejar el balón, hacerlo circular, generando algunas llegadas hasta que llegó el minuto fatídico, desgraciado (sea libre de aplicar el adjetivo que quiera) en el que la figura de este equipo sufría una lesión.

No soy quien para criticar al rival por la jugada, pero la entrada fue bastante irresponsable, y una patada a esa altura más factor clima, estado de la cancha y siendo una jugada intrascendente, una fractura de tibia y fíbula (peroné) nos priva del jugador más regular hasta el torneo subsiguiente.

Luego de esto, el partido decayó anímica y futbolísticamente, no era para menos, después de semejante lesión cualquiera quiere parar un partido, pero  la función debía continuar, y cuando ya finalizaba el cotejo, aparece el llamado a ser el goleador del equipo con otro gol, para sellar el resultado y afianzar e incrementar la esperanza de llegar a participar a un torneo internacional.

El destino no tiene huellas, solo queda esperar la fecha venidera y que el equipo siga con esta misma actitud, ¿Víctor Hugo habrá encontrado la identidad que buscaba?, tal vez por lo mostrado a lo largo del año el equipo no merezca ir a una copa, pero a la vez sería bueno para probar con rivales de otra estirpe, de mayor jerarquía y en una prueba de fuego ver para que está este cuerpo técnico.

Los goles demoraron en llegar del que está llamado a romper redes, si bien las lesiones lo privaron de gran parte de este torneo, me queda la sensación de que será un potencial refuerzo para el torneo venidero donde ojala cumpla a cabalidad con el cartel que tiene y que nos haga desbordar de alegría cada partido con sus goles.

Por Cristóbal Arias Zamorano