Opinión: Nada nuevo bajo el sol

Futbol, Colo Colo vs Universidad de Chile. Octava fecha, campeonato de Apertura 2016/17. El equipo de Universidad de Chile posa para los fotografos antes del partido de primera division contra Colo Colo disputado en el estadio Monumental de Santiago, Chile. 02/10/2016 Ramon Monroy/Photosport************* Football, Colo Colo vs Universidad de Chile. 8th date, Aperture Championship 2016/17. Universidad de Chile's team pose for photographers before the first division football match against Colo Colo at the Monumental stadium in Santiago, Chile. 02/07/2016 Ramon Monroy/Photosport

Sentimientos encontrados al escribir mi primera columna, feliz por esto pero a la vez triste por lo sucedido hoy en la cancha de Pedreros.

Nuevos vientos asomaron hace pocas semanas, todos tenemos la esperanza de volver a recuperar la calidad, mística y entrega, pero eso no se vio reflejado en la cancha de Macul donde fuimos arrollados por el rival.

Toda la semana (como todos los años) se habló del tiempo que no se gana en ese estadio, del morbo generado por el nivel exhibido tanto por la gloriosa como por el equipo de Guede, el Banderazo,  el Arengazo, el paro de las micros, en fin, de lo que menos se hablaba era de fútbol, pero eso no importa aquí, seamos directos y sin anestesia y analicemos el desempeño del equipo azul.

La U fue los primeros 15 a 20 minutos del primer tiempo, después desapareció, el resto no es más que una consecuencia de lo que fue el trámite (porque eso fue para Colo Colo)

Nuestro amado equipo salió a jugar de una manera que no entendí al 100%, el ceder protagonismo, territorio, y así fue la tónica, sencillamente carecimos de carácter, ese que se debe mostrar desde que llegas al estadio, que debes mostrar porque sabes que te juegas más que un partido de 90 minutos.

Es difícil hacer un análisis 1 a 1, para eso pueden haber especialistas, periodistas objetivos, y yo con mi camiseta puesta, me cuesta realizarlo, pero algo puedo escribir de lo que percibí del partido: A Herrera lo vi inseguro a ratos, tal vez su lesión lo tiene con la moral baja, no sé, no quiero especular, pero convengamos algo, de no ser por él fácilmente el rival facturaba 4 o 5 goles más. La defensa como ha sido la tónica de este semestre y del anterior, haciendo nada, Rodríguez mostrando cada vez nivel más bajo y no es ni siquiera la sombra del que fue, Vilches no apareció y Contreras poco y nada; Monzón, bueno es Monzón, tal vez suba su nivel conforme agarre más confianza pero está lejos del jugador que vi algunas veces en Boca. Martínez, Lorenzetti, Reyes, me quiero detener en este último al cual trajeron porque tiene técnica, salida, visión de juego ¿Su talento se quedó en España?, no ha cumplido las expectativas que hay sobre él (esto último lo digo a título personal). Fernández, el refuerzo bombástico, el que para los amistosos las hizo todas, el que en este tipo de partidos debe aparecer, así como con River, Estudiantes. Metías y corrías todas, pero aquí no justificas tu contratación porque no has hecho nada para ganarte el respeto de la hinchada; Briceño, si bien es el nuevo regalón (como lo bautizaron por ahí) pareció entrar con miedo al igual que todos pero aquí se notó más y al último Beausejour, pobre nivel, tal vez en el tándem del lado izquierdo se acopla mejor con Zacaría pero pobre nivel, el refuerzo más caro del futbol chileno y jugó como niño amateur.

Son ya 16 años, seguimos así y cumpliremos la mayoría de edad de no poder ganarle al rival en su casa, al parecer cada vez que entren a pisar el pasto del David Arellano pasará lo mismo de siempre (cosa que nadie quiere), y otra vez seguiremos diciendo que no hay nada nuevo bajo el sol porque el miedo escénico, la disposición táctica o el mal funcionamiento se los comió otra vez.

Por Cristóbal Arias Z.