De a poco recuperando la mística

La U ganó jugando a lo U. Apretando en todas las líneas, mostrando ganas de ganar. Pareciese que le hace bien al equipo de Hoyos jugar con más de 30 mil personas. El final del partido recordó esas tardes inolvidables y épicas que abundan en la gloriosa historia de la U.

Intenso, esa es la palabra que describe lo vivido esta tarde en la cancha del Estadio Nacional. Universidad de Chile y Unión Española protagonizaron un entretenido partido, donde el cuadro mágico lo terminó ganando como le gusta al hincha, metiendo y atorando al rival en su área y con un gol en los últimos minutos.

Desde el comienzo la U presentó mayor protagonismo que el elenco rojo. Sorprendió el excelente trabajo de Lorenzo Reyes que, de a poco, comienza a ser ese mordedor mediocampista que deslumbró en el Huachipato campeón. Con esta intensidad, se cumplió una premisa de este torneo: la U marcando el primer gol antes de los 15 minutos del primer tiempo. Nuevamente Felipe Mora apareció en su hábitat y, con su oportunismo característico, aprovechó un grosero error del portero Sánchez tras un tibio centro de Iván Rozas.

Con un trámite del partido dominado, sorprendió que Unión lograra la paridad. Tiro libre para los rojos, la defensa azul no logra despejar y Diego Churín en formidable maniobra empata el partido cuando, en honor a la verdad, Unión Española no había hecho mucho para equiparar las acciones.

El gol hispano afectó en parte el accionar de la U, los azules perdieron el control de la pelota y los minutos avanzaron sin mayores riesgos en los arcos, salvo una jugada donde Churín no supo definir ante el correcto achique de Herrera.

El segundo tiempo aportó más en lo emocional. Por minutos se vivió un ida y vuelta entretenido entre ambos equipos. Las equivocadas expulsiones de Galdames para Unión y Jara para la U desordenaron los esquemas de ambos cuadros, apaciguándose en cierta medida las llegadas a los arcos.

Hasta que llegó el minuto 86, la U con ganas, garra y corazón se instaló en zona rival y con un ritmo frenético intentó desnivelar el marcador. Y lo logró, pase de David Pizarro a Matías Rodríguez, quien desborda con categoría y envía un centro que es controlado con el taco por Sebastián Ubilla, quien con un fuerte zurdazo logra el 2 a 1 a favor del León.

Momento de éxtasis, Ubilla no marcaba un gol desde hace más un año, su celebración dedicada a Los de Abajo recordó aquellas inolvidables tardes donde jugadores con Rivarola, Salas o Heidi González definieron partidos de la misma manera.

Se viene el receso por las eliminatorias, los azules se ubican quintos con 13 puntos y desde ahora apuntan a preparar las semanas más difíciles del semestre, cuando vengan los duelos ante Corinthians por Copa Sudamericana y Universidad de Concepción y Colo Colo por el torneo local. Por mientras, disfrutemos este tipo de triunfos, que de a poco el cuadro mágico está recuperando su mística.