Se alista la patrulla juvenil para las próximas citaciones

Luego de que se informara antes del encuentro con Universidad de Concepción sobre un caso positivo de Covid 19 dentro del plantel, se encendieron las alarmas en el conjunto azul. Se trataba de Mauricio Morales, jugador juvenil del plantel que fue detectado como asintomático y quien fue puesto de forma inmediata en cuarentena.

Junto a el, también lo hicieron de forma preventiva Bastián Tapia y Simón Contreras, quienes habitan en la Casa Azul, residencia del club para jugadores que viven fuera de Santiago. Por esta razón, el técnico Rafael Dudamel, perdía a Contreras, a quien tenía en cuenta para su oncena ideal contra O´higgins de Rancagua.

Así lo comentaba en conferencia de prensa tras la derrota en el Nacional. «La idea era tener a Simón Contreras por una banda, acompañando por Lenis. Cambiamos el plan por el contagio de Covid y entró Pablo, pero estaba decidido del partido anterior, porque venía de una lesión sin fondo físico».

Con la tarea de rendir con los minutos sub 21 que restan por este campeonato, el DT venezolano incluyó a Nicolás Guerra en delantera, pero quien tuvo un rendimiento bastante criticado, hasta por el volante Gonzalo Espinoza, quien le recriminaba ciertas jugadas que generaron peligro en el área local.

Pero al parecer, el siguiente encuentro del cuadro laico ante Palestino, nuevamente traerá cambios en la oncena inicial, ya que hoy se informa que el delantero juvenil y sus compañeros de cuarentena, retoman sus entrenamientos con un PCR negativo, lo cual le da un respiro al esquema para incluir juveniles, dar frescura y también sumar los minutos sub 21 que tanto aquejan al plantel.