Ser un Romantic@ Viajer@ – La Columna Retro del Profe

Ser un Romántico Viajero. Ir más allá del horizonte. Brindemos camaradas por la Universidad. Expresiones que componen nuestro hermoso himno y que, al escucharlas, ya sea en una radio o en el estadio, produce, al menos a mí, una emoción indescriptible y la piel se me eriza, de inicio a fin de la sublime pieza musical.

Para tener una noción de cómo nace el “Romántico Viajero”, debemos remontarnos al año 1933, específicamente al buque “Reina del Pacífico”. El acorazado inglés, fue el lugar ideal para que un grupo de universitarios de la carrera de Arquitectura de ‘La Chile’, que viajaban a Antofagasta, decidieran llegar con algo “especial” a la velada a la cual asistían.  Para aquella ceremonia, llamada ‘Bufa Universitaria’ en la nortina ciudad, debían llegar con un “emblema” que representara los valores de la casa de estudios. Ahí nace lo que conocemos hoy como “Himno de la Universidad de Chile”.

En medio del viaje, observan la existencia de un piano, el cual utilizaron para hacer música. Julio Cordero, uno de los estudiantes de la carrera mencionada, apelando a sus grandes dotes musicales, decide sentarse frente a aquel armónico instrumento y generar una melodía que rápidamente llama la atención de sus compañeros. A aquella creación, la llamó “El Romántico Viajero” y sería el emblema con el cual llegarían a Antofagasta. Esta obra, se transformaría posteriormente, en el himno oficial de la Universidad de Chile, por allá por la década del 40. Si bien es cierto, la inscripción del tema es de Julio Cordero, él siempre manifestó que fue una creación colectiva, junto a sus demás compañeros de viaje.

Basado en esa experiencia es que nuestro himno no habla de fútbol, de saber ser campeón, de la patria o de Dios. Habla de “Ir más allá del Horizonte”, de “contemplar la realidad” y de “Brindar por la vida, fecunda de ideal”.

¿Por qué pongo sobre la mesa esto? Por dos motivos. Primero, el 23 del mes anterior, se cumplió un aniversario más de la muerte de Julio Cordero, a quien le debemos, en gran parte, la creación de nuestro himno, belleza pura, por lo demás. Y, en segundo lugar, menciono esto para no olvidar que debemos ser respetuosos con nuestro emblema y que agregarle frases, que además denostan a las camaradas azules, es no saber, ni conocer, la génesis de esto, siendo una forma concreta de irrespetuosidad para con las hinchas y con el himno. No hay motivos reales para agregarle expresiones que no aportan a mantener viva, una creación de tamaña magnitud. En otras palabras, el himno se respeta y las camaradas también.

La Columna Retro del Profe

lacolumnaretrodelprofe@gmail.com