Son los que llevan la U bien puesta…

En una semana dura los hinchas azules hicieron todo lo posible para dejar todo atrás y no parar de cantar.

Atrás quedó el asado que nunca debió hacerse, los dimes y diretes en redes sociales e incluso, las palabras que estaba entregando uno de los equivocados, al mismo tiempo en que el cuadro mágico saltó a la cancha.

Toso eso, para el hincha azul, quedó de lado, pues la incondicionalidad del azul nunca ha estado puesta a prueba y quedó nuevamente claro en el Nacional con la presencia de más de 25 mil bullangueros.

El momento en que a varios nos volvió el alma al cuerpo fue cuando nuestro capitán, Johnny Herrera, convirtió el gol de penal y más aún, cuando Michael Ríos no pudo hacer el empate.

Pero además las miradas del encuentro quedaron en el pequeño Luis de la Pintana, quién no quería estar ajeno al aliento del cuadro mágico, que más que nunca necesitaba de la ayuda de todos.

Esta es parte de lo que vivimos todos los presentes, los que pudieron escuchar 100% Azules o lo vieron en la TV.

¡Aguante la U!