“Una política de club”

«La eliminación de hoy, camaradas, no pasa por haber puesto 4 delanteros, o haber puesto uno más enganchado, por los cambios del técnico o porque la pelota simplemente no entró en 180 minutos allá en Perú y acá en Santiago. Lo de hoy es una constante durante los últimos años y tiene que ver con el hecho que ¡NO TENEMOS UNA POLÍTICA DE CLUB!  Jugamos al azar sin una identidad de juego, apostamos cada 6 meses con un técnico distinto, las contrataciones se basan en el capricho del accionista mayoritario, no estamos sacando jugadores canteranos porque no existe una transición entre la juvenil y el primer equipo. La “U” hoy lidera la asistencia a los estadios y los contratos comerciales, lidera el merchandising a nivel continental, porque se enfoca exclusivamente en el marketing deportivo, pero en torneos internacionales desde del 2014 hemos ganado a penas 2 partidos de casi 20 jugados»

Este comentario lo hice a la pasada. Era Febrero de 2019, cuando me entrevistó Radio AzulChile luego de la eliminación con Melgar por la pre-Libertadores. Parece que caló hondo y despertó un sentimiento importante entre los hinchas azules, quienes pidieron invitarme a la radio. Hoy precisamente colaboro en programas, columnas y en el Fútbol Joven con Radio AzulChile.

Meses después Azul Azul acusó el golpe y luego de la Junta Anual de Accionistas mandató a Rodrigo Goldberg y Sergio Bernabé Vargas para trabajar una «política deportiva». Sí, recién trece años después de iniciar la concesión… Lamentablemente Polaco y Supermán se las han visto complicados. Cambio de técnico, sale Kudelka entra Arias. El equipo peleando el descenso. Polémicas con un emblema como Johnny Herrera. Cambio de técnico, sale Arias entra Caputto, que había sido contratado precisamente para liderar el proyecto juvenil. Una serie de empates y una última derrota (muy dolorosa) con Palestino, que nos deja en zona de descenso. Crisis económica institucional. Y quizás un largo etcétera que en la interna no conocemos, sólo mencionar la odiosa filtración del “shampoo” que terminó caricaturizando la compleja situación que se vive (QUE VIVIMOS!!! TODO LO QUE LE OCURRA A LA “U” NOS IMPORTA, CARAMBA!!!)

Ha sido difícil para los ex-ídolos trabajar en esta tarea que hoy por hoy parece titánica.

Sin embargo, la historia nos ha mostrado que en las crisis surge la esperanza y la oportunidad de crecer… Debemos renacer y trabajar por una nueva Política de Club. Una política deportiva seria, social, transversal, formativa, económicamente sustentable, respetuosa de los valores, moderna y científica, inclusiva, con infraestructura social, competitiva y de alto rendimiento, que mire hacia el futuro y que represente lo que significa ser de la «U».

Los que amamos a la «U», respetamos sus valores, reconocemos su historia de dulces y agraces como forjadora de una identidad; bien sabemos que la «U» no es solamente una equipo de fútbol. Es más que un Universo, un “Multiverso” y tiene millones de dimensiones que históricamente han sido abordadas precisamente con el pluralismo y la transversalidad, valores que nos hacen entender que UN CLUB LO HACEMOS TODOS Y TODAS. No es un capricho, la historia desde 1911, y quizás antes, lo han demostrado así.

Ahora cabe preguntarse: ¿Qué es una política de Club?

¿Es una política deportiva seria de club, jugar al azar cada 6 meses, trayendo un técnico distinto cada semestre, todos con distinto estilo de juego, con disímiles resultados precisamente por haber perdido la identidad propia de juego?

¿Es una política social de club, el mal trato hacia el hincha más fiel de Chile? ¿Es una política social del club, no vincularse con el medio de manera seria para captar futuros talentos?

¿Es una política formativa de Club abandonar a los juveniles de 19 años que han finalizado sus series y dejarlos deambulando por equipos de tercera, para luego volver a adquirirlos a los 25 años; y reclamar porque no tenemos cantera, o llorar porque terminaron jugando en la otra vereda?

¿Es una política formativa, solamente buscar buenos jugadores para “hacer caja” y no formar en valores que se traduzcan en conductas observables, no solo en lindas declaraciones?

¿Es una política valórica de Club o más bien de marketing, ocupar a las figuras del Ballet Azul para comerciales publicitarios?

Una política de Club no surge de una sola mente brillante ni del capricho ni del mecenazgo. Una política de Club se trabaja, con un proyecto serio, validado por las bases, votado por asamblea, validado por expertos, liderado por quienes tengan las competencias y el espíritu en cada una de las áreas de este ‘multiverso’ que es la Universidad de Chile, revisando sus avances/errores/aprendizajes cada 3 o 5años, que se mantiene en el tiempo, se replica en todas las áreas y que finalmente forja la identidad de UN CLUB.

Y ojo que esto no es utópico ah! No quiero hablar de Europa. Miremos simplemente a nuestro vecinos. Es cosa de ver casos como el de River Plate en Argentina y Gremio en Brasil, ambos luego de una profunda crisis lograron recuperar sus puestos de avanzada y estar constantemente peleando la Copa Libertadores. Casos como el de Atlético Nacional en Colombia, Liga Deportiva Universitaria e Independiente del Valle en Ecuador. No quiero hablar de casos Chilenos, porque en Chile se vive también una profunda tremenda crisis post Copas América y la excepción es precisamente uno de nuestros archirrivales, No quiero herir susceptibilidades.

¿Y la «U»? Sí, la “U” lo ha tenido. Es cosa de revisar los proyectos que forjaron nuestra historia. Cómo en 1911 el gran Carlos Fanta reunió a sus camaradas Universitarios para dar el puntapié inicial a lo que conocemos como Club. La inspiración que tuvo don Pablo Ramírez para traer el “Chuncho” como emblema de sabiduría y el espíritu republicano de don Arturo Flores Conejeros que estableció las bases institucionales en 1928. El sentimiento que imbuyó en 1934 al Rector Juvenal Hernández Jaque, para darle al Club Deportivo el nombre de la principal Casa de Estudios del país, ese color Azul que amamos con esa enorme “U” en nuestros pechos. La visión de futuro que tuvieron a principios de la década de los 50’ el doctor Víctor Sierra, la visitadora social doña Fresia Rubilar y el formador don Luis Álamos para diseñar un proyecto social, pedagógico y deportivo, con base científica y moderna, que dio nacimiento al glorioso Ballet Azul en la década de los 60’. La valentía que tuvo el profesor Mario Mosquera para asumir la dirigencia en 1989 con un equipo descendido y devolverlo al profesionalismo, para luego renunciar. El mismo sentido de identidad y transversalidad que tuvo el Doctor Orozco para reinstalar a ese fenómeno social que es la “U” en la competitividad y puestos que merece. El mismo grito desde el desierto que clamó al cielo ese mítico año 1994. Es el mismo cántico de “Volveremos” que se entonaba en tribunales el año 2006 cuando declaran la quiebra del club, luego de haber perdido 2 finales con los 2 más clásicos rivales. Como el amateurismo que imprimió Sampaoli a ese equipo continental del 2011 que bajó invicto esa estrella sudamericana… Estrella que simplemente se bordó en la camiseta para generar ventas, pero que no trascendió en una política deportiva proyectable en el tiempo.


Camaradas! En este momento de crisis, que surja un ideal fecundo y un espíritu de ir más allá del horizonte. Ya sea a través de reformar el actual modelo o la reactivación de la CORFUCH sobreseída de la quiebra (que nos guste o no, es la dueña de los derechos federativos con los que compite la Universidad de Chile en el Fútbol Profesional). Pero sea como sea, en este momento necesitamos UNIDAD para la recuperación de la mística institucional. Es la oportunidad que tenemos para trabajar por el Club que forjamos en nuestra historia, que anhelamos recuperar y que soñamos fortalecer hacia el futuro. Una nueva política de club.

Carlos Harms | Radio AzulChile.cl