Universidad de Chile vs O’Higgins: El partido más Recordado.

Cada partido entre azules y celestes, dejan mucho que hablar. A lo largo de la historia, se ha ido trasformando en un partido que llama la atención del hincha, del mundo periodístico y futbolero, sin importar el momento en que vengan ambos equipos.

El duelo más recordado entre ambos, sin lugar a dudas, fue aquella final del torneo de Apertura 2012, donde los azules lograron levantar un histórico Tricampeonato, venciendo en una final heroica al equipo de Rancagua, en ese entonces dirigido por el actual entrenador del Sevilla, Eduardo Berizzo, que paradójicamente, llego a sustituir al técnico que le gano aquella final en el estadio nacional, Jorge Sampaoli, hoy en dia en la selección argentina.

La final de ida fue aquel 28 de junio del 2012 en tierras celestes, en una tarde donde la lluvia no dio tregua.  Dicho marcador fue de 2-1, con goles Rodrigo Rojas (posteriormente jugador de la U) y Alejandro López para los dirigidos por Berrizo, mientras que para los azules marco Guillermo Marino, principal figura del romántico viajero aquella final. Marcador que no era suficiente para O’Higgins, pero que daba cierta tranquilidad para el partido de vuelta en el estadio Nacional.

Llegaba el 2 de Julio. 44.198 espectadores daban cita al principal recinto deportivo del país, en una final que tuvo de todo: Penales no cobrados, expulsiones, gol pasado los 90 minutos y una definición por penales maravillosa para los azules, obviamente. El partido empezaba cuesta arriba para la U. Una presunta mano de Marcelo Díaz, fue el inicio a una tarde de infarto. El juez del partido, Enrique Osses, cobró la pena máxima para los celestes, acción que Ramón Fernández la transformaría en gol. Minuto 30 y millones de azules tenían el corazón en la mano. El juego brillante de aquella U de Sampaoli no se lograba plasmar en aquella final, por lo que los huevos y el corazón de los jugadores, más el aliento de la hinchada, sería fundamental para aquella tarde. El primero tiempo terminaba 1-0 para los rancagüinos, que tenían la ilusión más que intacta.

Una vez iniciado el segundo tiempo, el capitán de los azules, José “Pepe” Rojas se iría expulsado junto al central de O’Higgins en ese entonces, Julio Barroso, tras agresión mutua. El partido se le iba de las manos a los azules. No se veía por donde entrar y marcar el descuento. Hasta que llego el minuto 65. Un penal cobrado para los azules marco la irá de los dirigidos por Berizzo. Penal en contra de Guillermo Marino y Charles Aranguiz se encargaba de transformarlo en gol. Gol que tardo un poco más de 1 hora por llegar. Lo mejor estaría por venir.

Minuto 89 y Jorge Sampaoli manda a la cancha a Roberto Cereceda en reemplazo de Matías Rodríguez. El trasandino quemaba todas las naves para buscar ese gol que lo llevaría a la tanda de penales. Anteriormente, había mandado al campo a Raúl Ruidiaz y a Felipe Gallegos, en reemplazo de Ángelo Henríquez y Gustavo Lorenzetti, respectivamente. Llegaba el minuto 92, Arco Sur. Jugada trabada por la orilla derecha de Junior Fernández, la agarra Cereceda que manda un centro con su pierna débil, pero que la agarra Guillermo Marino, que, con una volea espectacular, derrota a Marín, ubicándola en la ratonera izquierda del ex portero azul. Aquel gol, transformaba a Marino en unos de los últimos jugadores más queridos por los hinchas azules.

Lo demás, es historia. Una tanda de penales donde Johnny Herrera acrecentaría su historia en la U: 3 penales tapados lo convertirían en el heroé azul: Juan Rodrigo Rojas, Yerson Opazo y Enzo Gutiérrez fueron las victimas del portero azul, que vería como Guillermo Suarez mandaría la pelota a Calle Grecia. Para los azules convirtieron Charles Aranguiz y Raul Ruidiaz, mientras que Marcelo Díaz estrellaría su remate en el horizontal, de aquel arco norte del estadio nacional.

Jorge Romero Tapia| Radio AzulChile.cl