La U olía sangre y fue por todo

El día viernes la U volvió al Nacional luego del duro golpe que significó perder en el último minuto en el Monumental.

El partido suponía una escenario diferente al que estaba acostumbrado el equipo mágico en los últimos partidos del torneo local. Por una parte ya no estaba la presión del descenso y además (y por segunda vez en el año) la U se enfrentaba a una situación en que debía ganar con una diferencia clara de gol para poder avanzar de fase.

El partido encontró a un equipo que buscaba pegar primero (la U) y su rival que intentaba aprovechar los espacios.

Cobresal tuvo una clara en la que Herrera respondió bien y la U se acercaba principalmente por las virtudes de sus zurdos en el medio (Fernández y Oroz) en una de esas combinaciones Nicolás dejó solo a Benegas quien abrió la cuenta.  Generando , posiblemente, el mejor gol hilvanado de la U en lo que va de año.

Cobresal despertó y acechó al cuadro local, Carlos Muñoz pudo marcar en dos ocasiones pero falló. El que no perdonó fue Ángelo Henrríquez, otra jugada asociada,esta vez por derecha y a cobrar 2-0 y serie empatada.

El cuadro minero sintió el golpe y el segundo tiempo lo encontró más timorato y errático. Falló la U un par de ocasiones y el equipo no pudo anotar el ansiado 3er gol.

Huerta movió el árbol y metió 3 cambios en un movimiento. Estrategia que resultó ya que en pocos minutos Marcelo Cañete se adueñó del medio campo y clavó un derechazo que encontró muy flojo a Herrera. 2-1

El capitán azul sintió el golpe, luego se mostró más errático y falto de confianza.  La U entraba en la zona de nervio de los segundos tiempos.

Caputto movió la banca, salió Espinoza y entró Ubilla. Una declaración de ataque a todas luces. Salió el cansado Benegas y entró el resistido Riquelme. La U iba a por todas.

Un claro penal no sancionado a Oroz, derivó en un tiro libre que cayó al área, Rodríguez fue más vivo que todos y marcó el 3-1. El equipo y la gente  volvían a creer.

La U olía sangre y fue por todo, en el minuto 90 un remate de Fernández fue tapado por  Vargas, el rebote lo toma Ángelo que la mete en juego, volea de Matías y el oportunismo de Riquelme.  Locura, clasificación y redención.  Lo lindo del fútbol.

Alvaro Valenzuela | Radio AzulChile.cl