¿Cuáles son los objetivos reales que debe alcanzar la U para el segundo semestre?

Es la pregunta que nos hacemos recurrentemente los que llevamos a la U bien puesta en el corazón. El equipo lamentablemente viene de un andar difícil en el campeonato, relegado a los últimos puestos de la tabla de posiciones, lo que a estas alturas, no es ninguna novedad.

Con el proceso del gerente deportivo truncado por los malos resultados y un técnico como Escobar, que nunca trasladó al campo de juego, el fútbol ofensivo que pregonaba, se hace imperioso que Diego López, demuestre toda su capacidad, para que el equipo pueda tener un mejor pasar en el segundo semestre.

Pero el estratega charrúa, no la tiene para nada fácil, debido a la mala conformación del cuadro azul, herencia de la pobre gestión de Roggierio y  Sachi Escobar.

En lo que va de la intertemporada, López, sacó sus conclusiones y analizó al plantel. Por eso que Emmanuel Ojeda, llega a un mediocampo muy cuestionado. También debería recalar en el cuadro laico, Nery Domínguez, para solidificar una defensa, que no ha estado a la altura y ha sido un permanente dolor de cabeza. Además se espera la evaluación final del director técnico, para analizar la posible incorporación de un tercer refuerzo.

Por otra parte, jugadores que no habían sido considerados, hoy tienen la chance de demostrar porque están en la U, como Mauricio Morales, el volante canterano, que ha dejado buenas impresiones y se perfila como titular para el próximo partido frente a General Velásquez, válido por la tercera ronda de la Copa Chile.

Con todos estos aspectos señalados y considerando el proceso que va en curso, la primera meta que tiene por delante el Romántico Viajero, es mantener la categoría como objetivo principal y perentorio. No sirve de nada hacer un buen papel en Copa Chile, si la U, no obtiene los resultados esperados, para escalar en la tabla de posiciones del campeonato nacional.

Si se consiguen los resultados positivos, es probable que la U alcance puestos de Copa Sudamericana. Pero otro aspecto que también nos interesa como hinchas, es que el equipo logre un estilo de juego. Que la fanaticada azul, identifique un patrón de funcionamiento y que de una vez por todas, sepamos a qué juega la U de López.

Por otra parte, Universidad de Chile, ha perdido un aspecto que la ha caracterizado durante varios periodos de su historia, que es la costumbre de ganar, sobre todo ante nuestros clásicos rivales. Por eso que también es una exigencia, retomar los triunfos y que la U derrote a nuestros más enconados rivales. Estamos cansados de explicaciones tras cada derrota. Los clásicos se deben ganar si o si.

¿Hay algún objetivo que falte señalar?, siempre leemos tus comentarios en todas nuestras plataformas. Opina con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.