• Sáb. Feb 17th, 2024

No es un club en descuento, es una SA en ruinas.

Ene 12, 2023
SA Azul Azul Jose Joaquin Lazo

Luego de haber leido las declaraciones de José Joaquín Lazo, director designado por Daniel Schapira, relacionada al hecho que Sartor no ha cumplido con su deber como inversionista porque no han metido un peso en Azul Azul, y que eso era inaceptable porque habían comprado el club en descuento, me pareció necesario salir a explicar de qué está hablando, y porqué sus alegatos son un descaro inaceptable. Es importante que cuando lean esto piensen en Azul Azul como en una entidad desconectada de la U, de la misma manera que la SA se desconecta de nosotros para tomar decisiones.

Primero que nada, Azul Azul no es un club de fútbol, es una SA. No estamos en los 90, cuando los socios ponían cuotas, y los hinchas con más dinero podían traer a un jugador a cambio de un auspicio, sin que eso necesite quedar en un libro de contabilidad. La ley exige a las Sociedades Anónimas llevar registro de las transacciones que realizan, ya que el dinero de la empresa debe estar separada del dinero de los dueños. Todas aquellas compras que se realicen deben ser pagadas con el dinero de la Sociedad, y todas las ventas que consigan deben ir a la caja de la SA.

SA Carlos Heller presidente Azul Azul

Luego, cuando Lazo dice que «compraron al club en descuento», se refiere a que Sartor compró las acciones de Heller a $388 pesos cada una ($15 millones de dólares en total), siendo que Daniel Schapira las compró, en 2013, por sobre los $1.000 por acción, y que la última compra del dueño de Falabella, en 2016, se realizó a $1.200 por acción. Si uno sólo mira el precio, obviamente compraron barato, pero el precio de una empresa es el resumen del estado en que se encontraba a la hora de vender. Y la diferencia es notoria. En 2013 aún eramos competitivos en Libertadores y Azul Azul tenía su balance en positivo (tenía mil millones de pesos en caja). En 2021, llevábamos dos años peleando el descenso, estábamos en pandemia, y la concesionaria tenía 14 mil millones de pesos acumulados en pérdidas (había perdido más del 70% que los accionistas le pasaron a la empresa). Más aún, Heller llevaba 2 años buscando un comprador para la SA, y no consiguió un precio mejor.

¿Y sobre el deber de invertir?. Nadie tiene el deber de meter su propia plata en la empresa que compra, sobre todo en un momento en que el Banco Central les paga 11 millones por cada 100 millones depositados ahí, mientras que Azul Azul es una SA que no para de perder dinero. En la discusión sobre cómo pagar las deudas de la concesionaria, existe un conflicto de interés. En la situación actual de Azul Azul, pactar deuda es lo peor para los accionistas, ya que es responsabilidad de la empresa cargar la cruz de sus propias malas decisiones, y, en el caso que la empresa quiebre, primero se le paga a quiénes les prestaron dinero (que esperemos que no sea Sartor, ya que ahí habría conflicto de interés también), y lo que quede va para los accionistas. Por otro lado, hacer lo que sugiere Lazo, que es vender más acciones, haría que los errores del pasado se paguen con la plata de alguien más, que a cambio, tendría una participación en Azul Azul. ¿Pero quién va a meter 17 millones de dólares en una empresa que, hace 2 años, cuando estábamos mejor que hoy, apenas lograron vender en 15 millones de dólares?

SA Azul Azul Jose Joaquin Lazo

Ojalá el bloque Schapira – Casa de Estudios hubiera tenido el mismo ímpetu para reclamar en el momento en que se estaba dejando el club en ruinas. La gestión de Sartor tiene muchos defectos, planteles desbalanceados, pésima conexión con el hincha, en temas como abonos, precio de entradas, traer jugadores referentes de archirrivales. Pero no los usen de chivo expiatorio para hacerse los lesos con la gigante responsabilidad que tienen en el momento actual de la U, sobre todo en lo referente a la Comisión Fútbol, que es donde más perdimos plata. Y no se vayan a descartar usando a Goldberg y Vargas, siendo que ellos lograron reducir de manera significativa el pago de comisiones en representantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *