No se pudo en Porto Alegre: Análisis de la derrota azul

En el estadio Beira Rio de Porto Alegre, Universidad de Chile buscaba el premio mayor en el inicio de año: superar la primera fase de la Copa Libertadores 2020. El rival era el poderoso Internacional y el 0-0 en la ida no entrega mucho margen. Y ahí estaba el primer problema, para pensar en clasificar el partido de los laicos debía rozar la perfección y no fue así.

El primer tiempo encontró a un cuadro local con ganas de comerse el mundo, sitiando a la visita y ganando todas las segundas pelotas. Todas las divididas también le quedaban a los colorados, ninguna a los de azul. El partido de jugaba en campo visitante en donde había 21 jugadores, los espacios eran limitados y los jugadores del cuadro de Brasil tampoco estaban finos. A pesar de la intensidad que proponía, Inter no era capaz de generar peligro real en la portería del joven y debutante Campos. Pero llegó el minuto 42 de partido, un balón controlado por la U llevó a Campos a darle un compromiso a Carrasco que no controló, la recuperó el elenco local que anotó sin ninguna prisa. La perfección se iba al tacho de la basura, ya definitivamente no había margen. Inter no iba a regalar algo, pero la U le entregaba la apertura de la cuenta en bandeja. Insólito.

El complemento encontró al cuadro chileno con la responsabilidad de anotar, lo que generaría espacios para el local.

Caputto movió el árbol y los ingresos de Lobos y Espinoza entregaron mayor peso ofensivo y movilidad a un ataque que se vio muy estático en la primera parte.

Sin generarse gran peligro la U empezó a rondar el campo colorado. Los más de 40.000 torcedores del equipo del gol iluminado de Elías empezaron a reprobar el accionar de su equipo. Los azules empezaban a acechar dejando espacios en su defensa, pero estos tampoco eran tan aprovechados por Inter.

Aun así, en una contra bien hilvanada, el local encontró la reacción muy lenta de la de la defensa y portería azul. 2-0 y llave cerrada.

El equipo mágico regresa con la ilusión rota a Stgo, pero con algunas cosas que se pueden rescatar, la personalidad de Aránguiz, y el debut en arena internacional de Campos, Lobos, Carrasco, Carrasco y Galani. Ahora toca mirar el torneo nacional e intentar rescatar puntos en el siempre complicado Elías Figueroa, pensando en que, si no resultó en el equipo que lo volvió inmortal, se pueda tener mejor suerte en el recinto que lleva su nombre.

Álvaro Valenzuela | Radio AzulChile.cl