• Mar. May 21st, 2024

A veces uno quisiera alejarse de estas columnas, pero las circunstancias muchas veces obligan. Esta es una de ellas.

Mientras la gran mayoría estábamos a la espera de un anuncio que ratificara que, por su pésima campaña, por su desorientación, por el mal manejo del grupo de futbolistas, por las malas relaciones con su entorno, por el casi nulo apoyo de parte de los hinchas – verdadero y único ‘capital’ con el que un club importante como la “U” cuenta para salir de las crisis cíclicas por las que suele atravesar – , por la pérdida de aquella adhesión ciega e inexplicable, por lo carente de argumentos deportivos consistentes, de un directorio que se ‘encantó’ con el pobre currículum de un ayudante técnico, debutante a cargo de un primer equipo, y le dio prácticamente todo lo que pidió para que trabajara a gusto (le sacó a un  gerente, le puso a otro impuesto por el propio recién llegado, le facilitó oficinas y sistemas para que empezara a trabajar mientras el DT anterior estaba aún en ejercicio, le trajo 3 refuerzos de Europa, y quizás cuántos etcétera más), Sebastián Beccacece se vería obligado a cerrar su fracasado episodio en la “U”… Y a esta hora muchas señales parecen asegurar que será ratificado como “jefe técnico” de nuestro equipo.

Y como la confusión sólo invita a mayor confusión, ahora aparentemente trabajará acompañado de un nuevo preparador físico y ese no sería otro que un personaje muy potente mediáticamente como Luis María Bonini, ¿Cuál es la idea…?

Resta por saber si, como dicen algunas versiones, este último llegaría impuesto por el presidente y/o el directorio para darle un toque de manejo grupal que le faltaría al DT, o porque el propio técnico lo propone como una manera de aceptar que realizó originalmente una mala estructuración de su equipo de trabajo y desviar de cierta manera la atención sobre lo que debe efectivamente evaluar y calificar hoy el directorio de Azul Azul, que no es otra cosa que las capacidades personales propias de aquel a quien se le remunera expresamente para conducir los procesos.

A juicio de este columnista a quien debe tasarse en sus capacidades profesionales hoy es a Sebastián Beccacece, no a un PF ni mucho menos a un editor de videos.

La cláusula de salida de Beccacece se sabe que es extremadamente alta. Habrá momento para analizar quién o quiénes son los responsables de haberla acordado y firmado. Pero, si ese fue el obstáculo para poner fin a un período tan desastroso para la “U”, ¿Quién justifica ahora contratar a un preparador físico que no debe venir precisamente a hacer ‘beneficiencia’ al club?

Por estas cosas, y seguramente muchas más, uno se siente con pleno derecho a decir “Exijo una explicación!…” ¿Usted no?

¡Plop!

Por Jaime Aguirre Dueñas, de @Cienx100Azules

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *