• Jue. Abr 18th, 2024

«Quién deja todo por su ideales nunca muere». Esa es la consigna que marca la vida de Walter Zagal, hincha acérrimo de Universidad de Chile y fundador de Los de Abajo. Como cuenta su propio padre, el gran Adrían «Tata» Zagal: «Fue él quién nos llevó a todas partes, cuando el equipo jugó la Copa Libertadores. Y muchas veces ocultó los golpes porque sabía que su madre no le permitiría seguir en el grupo». El mítico lienzo «Los de Abajo. Acoplados Walter» es la primera herencia material que éste gran hincha nos dejó. Éste artículo es para él.

Pero, ¿Qué le ocurrió a Walter? Para el partido de la gloriosa Universidad de Chile, frente a Barcelona de Guayaquil llevado a cabo el día 22 de mayo de 1996 (con un empate en Ecuador y un triunfo 2-0 de local), los Bullangueros que fueron a alentar al equipo de sus amores fueron brutalmente golpeados por los hinchas del equipo rival, en especial Walter. Él mismo señala que «No recuerdo mucho cómo caí, porque sólo recuperé el conocimiento cuando unos amigos me llevaron fuera del estadio». Éste sría el comienzo de un agónico año de problemas.

Luego, después de ese glorioso paso a semifinales de Copa Libertadores (la segunda en la historia de la «U»), Walter fue a Buenos Aires para alentar al león contra River Plate, donde aquel partido sería recordado por la paliza que las fuerzas especiales trasandinas le dieron a los azules que fielmente viajaron para ver al Bulla. Esa vez Walter salió ileso.Cuando vuele de Buenos Aires, Walter sufre un ataque de epilepsia, siendo internado de urgencia en el hospital J.J. Aguirre. El diagnóstico es contundente: un tumor se aloja en la cabeza y es necesario operarlo en varias ocasiones; en base a esto, junto a políticos como Alberto Espina (!) se le pagó un viaje a Estados Unidos para poder hacerse un tratamiento y poder salir adelante. Lamentablemente, el 12 de mayo de 1997, Walter nos deja a todos. Es cremado y sus restos fueron esparcidos en la galería sur del Estadio Nacional, donde hasta ahora seguimos alentado al león. Segunda herencia material de éste hincha: su propio cuerpo como ofrenda a su equipo.

En esta ocasión, le hacemos un pequeño homenaje a Walter, quién de seguro está alentado al león desde el lugar que sea. Probablemente muchos de nosotros – principalmente por edad – nunca pudimos verlo ni conocerlo, y es por eso que les comparto una entrevista que hizo Alejandro Cabrera, periodista del Bulla y escritor del libro llamado «Los Azules», realizada en el año 1992 y publicada en el 93′, cuatro años antes de la muerte de Zagal. Si no podemos verlo en la galería, al menos podermos saber lo que habló con otras personas.

La entrevista hay que entenderla en su contexto. Está producida en 1992, cuando a la Universidad de Chile aun le faltaban algunos años para triunfar en la primera división chilena, sin embargo es una época particularmente fructífera y «primaveral» para Los de Abajo. En ella claramente no encontraremos una visión «objetiva» de qué es la barra, sino más bien qué defiende el actuar de la misma, lo que también nos enseña un poco de cuál es la identidad que ellos proyectan hacia las personas. La lealtad al equipo sale a la luz en cada una de las palabras de Walter.

No deja de ser interesante el desmarque que se hace de los ya visitados «hooligans» y de las barras argentinas, pero a la vez cómo se relacionan con las segundas ya que, según Walter, ambas vivieron experiencias de dictadura con un alto nivel de represión, lo que puede ser una causa (¿de qué tipo?) para el nacimiento de las Barras bravas.Otro tema, es en qué forma se hace la entrevista. En general, la sociedad chilena de a principios de los 90′ es bastante «cartucha», muy conservadora y es por eso que, por muy hincha de la «U» que sea el entrevistador, es muy crítico en relación a algunas prácticas de la barra, y que muy curiosamente no son las prácticas que se reprochan en la actualidad. Es interesante ver cómo han cambiado las preocupaciones de la sociedad frente a las Barras bravas.

Pero, por sobre todo, Walter nos da una lección de qué es la Universidad de Chile, y que nunca debemos olvidar nuestros orígenes y por las canchas que hemos pasado. Un historiador famoso dice, en alguna parte, que nunca sabremos si avanzamos si no tenemos idea cuáles caminos hemos recorrido.

Sin más que decir, espero que esto sea una pequeña contribución a la memoria histórica de nuestro club, y que nunca olviden a los que han llevado los colores hasta las últimas instancias. Ciertamente, Walter es uno de ellos y han habido muchos más, pero debemos ir recordándolos paulatinamente.

Fuente: La otra historia del Bulla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *