Segundo triunfo consecutivo para los azules que ya piensan en Internacional de Porto Alegre

La U entraba a la cancha del Nacional con una misión que durante todo el 2019 le fue un imposible: ganar dos partidos seguidos por el torneo nacional.

En la semana, el equipo laico había conseguido una igualdad sin goles frente a Internacional de Porto Alegre, manteniendo la llave de Copa Libertadores abierta con miras a la revancha en el Beira Rio. Junto con eso, había logrado una importante goleada de 5-1 a Curicó Unido. Por eso, el encuentro contra Unión La Calera era tan relevante.

Como se había adelantado, el partido era de alto vuelo, Unión La Calera es un buen equipo, que tiene una identidad y jugadores con toque atildado. En la cancha del Julio Martínez, los caleranos se apodedaron del balón desde el inicio, con un Juan Leiva más retrasado, los cementeros tenían una salida clara y precisa. Su línea media y defensiva también se adelantaron en campo rival. Por su parte, el local era mucho más directo, buscando dejar mano a mano a Montillo o Aranguiz. La presión azul buscaba el error del medio visitante y la salida rápida. En eso llegaron las primeras y muy claras ocasiones laicas, ambas marradas por Ángelo Henríquez, la segunda en área de meta solo frente al arco.

El partido era parejo, cada quien intentaba someter en su estilo. Hasta que un tiro libre servido por Montillo, encontró la mala marca de la defensa visitante y la cabeza de Carrasco. Gol y apertura de la cuenta.

EL complemento pilló a la U más armada en el inicio, con la tranquilidad de la apertura de la cuenta. Pero Joaquín Larrivey recibió dos amarillas en menos de 120 segundos y se debió ir temprano a las duchas.

Los laicos sufrieron la última parte del encuentro, lo pudo empatar La Calera, controlaron balón, campo y tuvieron las mejores ocasiones. Pero esta vez el empaste no llegó, Thomas Rodríguez se fue expulsado por un codazo a Aranguiz y el partido se equilibró en cantidad de jugadores.

El propio Aranguiz en una jugada muy emotiva y luego Matías Rodríguez (definiendo mejor que los delanteros) sellaron un triunfo exagerado en el marcador (3-0) pero merecido por lo bien aguantado. Ya que este mismo partido hace un año, la U lo empataba o perdió. Pero esta vez, la misión imposible se logró.

 

Álvaro Valenzuela | Radio AzulChile.cl