• Mar. Abr 23rd, 2024

Opinión: La (mala) salida de Canales deja muchas dudas

Con la salida de Gustavo Canales del plantel de la Universidad de Chile, pudo haberse cerrado un ciclo exitoso pero con el transcurrir de los días son cada vez más las dudas que surgen en torno a su ida y a las reales razones de ella.

Si nos atenemos a la información emanada del club, Canales salió al reconocer que “no estaba en condiciones de responder como él quisiera a las  altas exigencias que significa vestir la camiseta de nuestro Club”. Y además la institución le agradece “la nobleza… (al) renunciar a los beneficios propios del período de contrato que aún le restaba”.

Hasta aquí todo bien, no somos pocos los hinchas que pensamos que ya había cumplido un ciclo y que, agradeciéndole su gran aporte, debía dar paso a otros en mejores condiciones físicas. Pero la primera luz de alerta llego cuando en el programa de Radio AzulChile, La Voz Azul, se dijo que Canales, una vez liberado del compromiso con la “U”, se iría a Botafogo. ¿Pero cómo? Si instantes antes Azul Azul informaba que no estaba para las “altas exigencias”. ¿Se mejoró de  repente?

Surgen allí las primeras interrogantes y los indicios de que algo no cuadraba. No está para las altas exigencias de la “U”, dentro del alicaído fútbol chileno, pero sí lo está entonces para las exigencias del Botafogo, equipo de la primera división brasileña, fútbol infinitamente superior al nuestro. Raro. Extraño.

Otra versión dice que la salida de Canales se produce debido a la mala relación que tendría con Sebastián Beccacece, y que el “común acuerdo” se habría producido para salvar el conflicto dejando libre al jugador, con el ahorro monetario importante para las arcas azules que significa no pagar el alto salario por el año que le quedaba de contrato. Raya para la suma: Azul Azul se deshacía de un conflicto y ahorraba dinero, y el futbolista quedaba libre para negociar.

Pero con la confirmación de parte del equipo brasileño sobre la contratación del jugador, surgen otras dudas: Cuando se acordó el término adelantado del contrato, “de común acuerdo” (insisto), ¿sabía Canales de las negociaciones con Botafogo? Muy distinto es negociar como jugador libre que hacerlo como jugador con contrato vigente con otro club, si los sabía, entonces traicionó la buena fe de la contraparte. Y viene otra pregunta: ¿cómo Azul Azul no se enteró de estas negociaciones? Se dice que en fútbol todo se sabe y una operación de esta naturaleza debía haberse conocido. Es muy grave lo que ha ocurrido, porque de haber sido transferido el jugador de club a club, además del ahorro mencionado que se obtenía al no pagar el sueldo de un año, habría existido un ingreso adicional por el pase, salvaguardando así también el PATRIMONIO DE LOS ACCIONISTAS de la concesionaria.

Así como se ha desarrollado esta operación quedan muchas dudas respecto a la sinceridad y transparencia con que han actuado las partes involucrados y también respecto a la capacidad del directorio de Azul Azul para salvaguardar los intereses de la misma empresa. Creo que alguien o algunos no han dicho toda la verdad, y al menos los accionistas deberían pedir explicaciones serias, ya que sabemos que a los hinchas nos consideran poco o nada.

 

Por Luis Miguel Retamales C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *