• Mié. Feb 28th, 2024

Opinión: Todo cambia de a tres

Comencé estas líneas pensando en el final de esta columna de opinión, y es que no hay palabras para agradecer al hincha azul y al equipo por un triunfo consecutivo, uno que nos fue esquivo desde hace un año y cuatro meses, cuando en abril del año 2015 derrotamos a Barnechea y a Cobreloa en fechas sucesivas. Hoy vivimos un ambiente de fiesta en el Estadio Nacional, con cuarenta mil hinchas azules, esperanzados de ver un triunfo oficial de la “U” en el recinto de Ñuñoa, es que no se veía desde el triunfo ante Deportes Iquique por 2-1, ante una cantidad de público similar.

Y la alegría llegó rápidamente a nuestros corazones, cuando Felipe Mora abrió el marcador iniciando el partido, y que bonito correr hacia el sector de Andes y no ver ningún asiento rojo disponible, todos llenos de hinchas enfervorizados, celebrando el tempranero gol del nueve azul. Y aún más, cuando Juan Leiva, el hombre venido del sur, aumentó la ventaja para los azules. Luego de eso, la calma, pero también ese nerviosismo que alimentaba el miedo a que algo malo podía pasar. La Universidad de Concepción trataba a toda costa de descontar, pero desde el CDA emergió un portero que suma experiencia y se convierte en un futuro no muy lejano para el arco azul. Estos partidos de Nelson Espinoza me dejan tranquilo, y también confundido, respecto a la llegada de Fernando De Paul.

Pues bien, luego del té para pasar el frío, nos sentamos nuevamente para presenciar un segundo tiempo muy “plano”, de mucho juego y posesión de balón, pero siempre con la mirada puesta en el arco rival. Y es acá cuando emerge la figura de Gastón Fernández, quien si bien, tuvo un partido opaco, sacó de la nada un remate de larga distancia para batir nuevamente a Cristian Muñoz y darnos la tranquilidad de que por fin ganábamos dos partidos seguidos, y con la mirada fija en el clásico universitario.

Hoy vivimos un día increíble, de esos que pocos van a olvidar, porque a pesar de que estamos frente a uno de los momentos más bajos en la historia de Universidad de Chile, sentimos todos que estábamos porque así debía ser, porque teníamos que apoyar al equipo, en las buenas, en las malas y en las peores, y porque la dirigencia también invitaba al hincha a generar un ambiente positivo, con el fin de salir adelante todos juntos de esta mala racha, que esperemos, haya quedado atrás.

Muchos dicen que en las peores hay que estar, y si amigos, estuvimos, y seguiremos estando, porque tal como nos alegramos, también sufrimos y lloramos por la camiseta azul que tanto amamos.

Por Diego Véliz Palacios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *