• Mar. Feb 20th, 2024

Opinión: Columna “interina”

Hay cosas y hechos en la vida que exigen medidas de emergencia. Que obligan a solucionar la urgencia del momento. Los países y las instituciones algo más serias tienen estipulado en sus reglamentos y legislaciones, la forma de reemplazar a un senador que fallece o renuncia, a un alcalde que es destituido, y hasta a un presidente que muere accidentalmente o cuya salud le impide continuar ejerciendo el cargo. Instituciones algo más serias, insisto.

En el caso de la “U”, la desafectación, el despido o la renuncia de Sebastián Beccacece (a estas alturas carece de importancia cuál calificativo corresponde a la definitiva salida del DT del primer equipo), y su reemplazo, a esta hora se encuentran en medio de una total nebulosa.

“Alguien identificado con la “U” y que nos haga ganar”, ha dicho el presidente Heller. Y ha manifestado al mismo tiempo que “matemáticamente los objetivos aún están en condiciones de cumplirse” (torneo de Apertura y Copa Chile). Primera incógnita por lo tanto: si los objetivos están ahí, vigentes, ¿qué justifica un interinato por encima de apostar ahora mismo por un DT que asegure o tenga la experiencia como para ganarlos o al menos para recuperar la mística perdida?

Si a eso le agregamos el concepto de que “humanamente era imposible de resistir la presión, y no la presión de los hinchas”, también emitido por el presidente, surge otra incógnita: ¿de parte de quién viene aquella presión?; ¿de algunos directivos?; ¿de funcionarios o ejecutivos del club?; ¿de accionistas o abonados?; o ¿desde adentro del propio camarín, de los jugadores?… Cualquiera sea el caso. Provengan de donde se originen aquellas presiones, ¿existe algún o algunos técnicos de divisiones inferiores capacitados para resistirlas y luego para asegurar los triunfos que el presidente espera, en circunstancias que están acostumbrados a dirigir encuentros de niños o jóvenes, con Cero (0) exposición mediática, y sin presencia de hinchas o prensa?

En la mirada de este columnista hay muchas más dudas incluso que las acá expresadas. Todas, en relación a qué puede pretender ahora un directorio al definir que en TODA la participación de la “U” en Copa Chile (la “U” recién debuta mañana en esta competencia), y que las 9 fechas que restan del torneo de Apertura, el equipo sea dirigido por quien o quienes no cuenten con el “piso” que les otorga ser técnicos titulares y ratificados en términos de confianza y formalidades contractuales. Esto es, ni más ni menos, que ‘tropezar con la misma piedra’ reiterando la misma pésima idea que tuvo el antecesor de Heller en el cargo, cuando nombró a Cristián Romero en calidad de “mientras tanto”, tras despedir a Marco A. Figueroa. Todos sabemos cuáles fueron los resultados. Todos lo recordamos. Incluso el presidente y todo su directorio.

Puede que cuando esta columna llegue a ser leída por sus destinatarios, las cosas hayan tomado un curso más inteligente y todo haya sido producto de la imaginación derivada de las incertidumbres de este momento. Ojalá estuviera equivocado.

Tómese ésta por lo tanto en dicho caso, como una “columna interina”.

 

Por Jaime Aguirre Dueñas/ @jaimeagUirred, de @Cienx100Azules

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *