• Mié. Jul 17th, 2024

Opinión: La selección no es Chile

Antes que todo, valga la aclaración que esta columna ha sido escrita antes de conocer el resultado del partido ante Colombia por las semifinales de la Copa América Centenario USA 2016.

Sin duda el estar en semifinales de un torneo continental de fútbol, por segunda vez consecutiva, y siendo el campeón vigente, hace pensar que estamos frente a un momento espectacular de nuestro fútbol, más aún si tenemos en cuenta que hemos estado presentes, y con buenas actuaciones, en las dos últimas Copas del Mundo. Y si pensamos que somos la 5ª selección del mundo según la clasificación que da la FIFA, y que hace un par de meses éramos la 3ª, cualquier persona que lea estos datos debe imaginarse que está frente a uno de los países más poderosos del mundo en lo futbolístico.

Pero no, no es así… tras esos maravillosos y objetivos datos, hay un fútbol agónico, que vive una de sus peores crisis históricas, lo que es mucho decir para una actividad que está en permanente crisis y donde los momentos de estabilidad o crecimiento son las excepciones. Todos conocemos la crisis dirigencial protagonizada por Sergio Jadue y secuaces, pero también sabemos quiénes fueron los gestores de esto y que se esconden en la política y en sus actividades empresariales. Todos los conocemos. De ahí viene la pésima organización de TODOS los torneos de nuestro fútbol: 1ª A, 1ªB, 2ª, el ahora llamado “fútbol joven”, la Liga Femenina. Y esos torneos malos arrojan que el nivel de nuestros equipos sea igual de malo, lo que se refleja cada vez que uno de nuestros representantes juega algún torneo internacional.

Las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales (SADP) iban a conformar un nuevo escenario, transparente en el manejo de los dineros y financieramente estables, lo que permitiría fortalecer a los clubes y con ello la competividad deportiva de ellos. Así se dijo y así se aceptó, incluso con procesos de quiebras cuestionables, por decir lo menos.

Hoy la realidad es otra…o la misma que en 1972, en 1978, en 1983, en 1986, etc. No ha cambiado en nada: hay robos, manejos poco claros, competencia despotenciada, clubes quebrados, jugadores y técnicos sin sueldos, poca asistencia a los estadios…lo mismo que antes. Y la autoridad, que se suponía iba a estar encima de estas SADP vigilando que no se cometieran excesos o salidas de la normativa, hace vista gorda: ¡hay clubes que desde el 2011 no entregan sus estados financieros! Y la norma obliga a hacerlo rodos los años…

¿Qué hay de distinto entre los años 70, por ejemplo, y la actualidad? La enorme cantidad de dinero que entra por concepto de la televisación y del Canal del fútbol. Pero ese dinero no ha sido dirigido para potenciar a las instituciones, ya que en el mejor de los casos ha ido dirigido para comprar jugadores y pagar elevados sueldos. O sea, pan para hoy… Lo mismo pasó cuando se inició el programa de apuestas deportivas, la llamada “Polla Gol”: también se dijo que con los nuevos ingresos, nunca vistos hasta entonces, los clubes iban a salir del amateurismo. Y nada pasó, siguieron igual que antes, tal como ahora.

Hay estadios nuevos…es cierto, esos es lo único diferente a esos años. Pero son todos estadios fiscales; que los clubes se hayan apropiados de ellos, con la complicidad de la política, es otro asunto.

Hay una selección exitosa. Sí, eso es distinto a años anteriores. Una selección que no refleja la competencia local, ya que la mayoría de sus jugadores juega, afortunadamente para ellos, en el extranjero. Y la totalidad de ellos fueron formados por los antiguos clubes, no por las SADP.

Ojalá Chile pase a la final venciendo a Colombia, me alegraré por ello, soy hincha del fútbol y de la selección. Pero no me embriagaré en el éxito relativo y efímero. Seguimos en crisis, y no se ve salida mientras los mismos se mantengan como los dueños de nuestro fútbol.

Por Luis Miguel Retamales C.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *